El torero mexicano Antonio Romero sufrió una grave cornada en una corrida de toros que se hacía en Plaza México.

En un giro con su capa, Romero se enreda con el toro, llamado Caporal, quien lo embiste de atrás y le provoca una herida de “aproximadamente 30 centímetros” en el recto.

El médico que lo atendió en el lugar, Rafael Vázquez Bayod, expresó que “la cornada es muy grave, una lesión muy severa en la región ano-rectal. Una cornada de muchísima energía que destroza completamente el esfínter anal y lesiona de manera muy grave el recto”.

Antonio Romero salvó su vida de milagro, pero tendrá serios problemas para caminar. Sin dudas no se olvidará más del toro de 526 kilos.

/psg