Fue un año negativo para la gran mayoría de las plazas bursátiles, y la Bolsa de Santiago no fue la excepción. Al cierre de las operaciones de la última sesión del año, el SPCLXIPSA, principal selectivo accionario, apuntó pérdida anual de 8,25%, su resultado más bajo desde la caída de 14% alcanzada en 2013.

Para explicar el negro año que vivió el parqué local, la subgerente de estudios de Bci, Pamela Auszenker, puntualiza en el clima de alta volatilidad en los mercados globales, sumado a los riesgos políticos en Latinoamérica. “Las tensiones entre EEUU y China, han sido determinantes en el magro desempeño, a lo que se suma la latente desaceleración del gigante asiático, que golpea a emergentes”, explica Auszenker. A este panorama se sumaron las turbulencias por las elecciones en Brasil y la crisis política y económica que golpea a Argentina. En ese sentido, el estratega de inversiones de Vector Capital, Víctor Viera, dice que a pesar de la recuperación de la economía local, “los conflictos geopolíticos y comerciales de la región nos afectaron de sobre manera, en dónde los sectores de retail, commodities y eléctrico fueron los más perjudicados”.

Respecto a los títulos ganadores del año, Concha y Toro encabeza el listado con un alza de 16%. Detrás se ubica Itaú y Banco Santander con ganancias anuales de 15,7% y 7,2%, respectivamente. En la vereda del frente, el peor desempeño lo tuvo Vapores con una pérdida de 40,5%. Le sigue Cencosud con una caída de 30,8% en el año y SQM-B con una baja de 25%. El positivo resultado de la banca se explica por la exposición del sector al ciclo doméstico, según Auszenker, y agrega que “se ha visto un repunte significativo del crecimiento económico chileno”.

Sobre las compañías perdedoras Viera detalla que empresas como SQM, “se vieron impactadas por la caída de los commodities, en cuanto se concretó la guerra comercial. En esa misma línea se vio perjudicado Vapores, donde el comercio marítimo se complicó por los altos precios del petróleo”. En medio de los riesgos para la economía de China, los precios del cobre acumulan una baja anual de 16%. Dicha debilidad, sumado a la fortaleza internacional del dólar, impactaron al tipo de cambio local.

/gap