Un acto que encabezará en La Paz el presidente Evo Morales será el foco, este jueves, de la celebración del “Día del Mar” en Bolivia; marcada por la detención, en Chile, de dos militares y siete funcionarios aduaneros bolivianos acusados de asaltar camiones.

“Como sucede religiosamente hace más de un siglo, los bolivianos reivindicarán en todas las ciudades del país su mar a Chile, que 1879 invadió el entonces puerto boliviano de Antofagasta y adhirió a su soberanía territorial 400 km de costa, todo el litoral de Bolivia, además de 120.000 km2 de riquísimos territorios de desembocadura en el Océano Pacífico”, consignó la Agencia Boliviana de Información.
La fuente estatal destaca que la celebración de hoy se da “en el marco de uno de los más tensados momentos de la relación bilateral, siempre pedregosa”, donde Bolivia considera la situación de los detenidos “como represalia por el juicio marítimo impetrado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ)”.
El ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, anunció ayer que su país presentará una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), mientras que Evo Morales acusó, vía Twitter, al canciller Heraldo Muñoz de haber cumplido sus “amenazas” a Bolivia, poniendo en duda sus dichos sobre la independencia de poderes en nuestro país.
“Estamos seguros: es una acción de represalia y venganza por las acciones jurídicas que ha empezado nuestro país en La Haya”, complementó Ferreira, acusando de “abuso y prepotencia” de las autoridades chilenas.

/gap