Luego de que el presidente Jair Bolsonaro recibiera la banda presidencial por parte del exmandatario Michel Temer, había que ofrecer los discursos correspondientes frente a la nación en el parlatorio del Palacio de Planalto.

Sin embargo la esposa de Bolsonaro, Michelle Bolsonaro rompió el protocolo y se dirigió frente al país, siendo la primera vez que una primera dama se dirige al país durante la asunción de un presidente. Pero lo que más llamó la atención es que dicho mensaje lo realizó en lenguaje de señas junto con una traductora que se encargó de dar voz a su discurso.

Durante su mensaje, la ahora primera dama prometió que las personas con deficiencias serán “valoradas” durante el nuevo gobierno brasileño. Prometió fomentar la inclusión durante el mandato de su esposo y su satisfacción de “poder contribuir para la sociedad brasileña”

/gap