Hace dos semanas, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, junto a otras autoridades, dio el puntapié inicial a la primera etapa del free flow en la Ruta 68, que conecta Santiago con Valparaíso y Viña del Mar.

La implementación definitiva del sistema en la parte central, con un tránsito sin barreras tal como funciona a las autopistas urbanas de la capital, y casetas manuales en el costado; debiera estar completamente operativo para Semana Santa.

La migración al telepeaje en las autopistas interurbanas de acceso a la Región Metropolitana -para contar con un tránsito sin barreras-, avanza a toda marcha. De hecho, la primera etapa de la implementación del sistema de acceso sin barreras se inicia este mes, y contempla el debut en la plaza de peaje de Angostura del acceso universal, que permitirá que todos los vehículos con dispositivo TAG pasen por el peaje sin necesidad de estar inscritos.

“Dentro de los primeros días de enero se va a poder tener habilitado lo que se llama el acceso universal. Significa que toda la gente va a poder acceder sin tener que preinscribirse, sino que solamente con el TAG habilitado, que tengan acá en la ciudad de Santiago, se van a acercar y se va a levantar la barrera. Eso se llama acceso universal y es la primera etapa en la Ruta 5 Sur, en Angostura”, explica Hugo Vera, director general de Concesiones del MOP.

Vera cuenta que el decreto para poner en marcha el acceso universal, que ayudaría a reducir la congestión para fines de semana largo, se encuentra en Contraloría General de la República para ser visado, trámite que el ministro de Obras Públicas habría solicitado de urgencia. “Hacia los primeros días o la primera quincena de enero, podríamos tener el acceso universal”, sostiene.

Respecto a la implementación definitiva del sistema free flow en el peaje de Angostura, con un tránsito sin barreras como opera en las autopistas urbanas de Santiago, señala que lo ideal sería que estuviese operando antes de Semana Santa, al mismo tiempo que se ponga en marcha en la Ruta 68, pero que, dada la magnitud de las obras que se requieren realizar en este peaje, se tiene previsto su debut, con mayor seguridad, para mayo de este año. “Queremos que sea para Semana Santa, pero son obras bastante mayores las que hay que realizar”, explica Vera.

En ese sentido, señala, el sistema free flow “como cualquier pórtico de Santiago, sería hacia abril y mayo, dependiendo de la velocidad que se pueda avanzar, tanto en ingeniería como en la importación de equipos y las obras civiles que hay que hacer”.

El director general de Concesiones del MOP explica que “hay que demoler la ruta que está en la parte central del eje para tener las vías dedicadas exclusivamente al TAG”.

En el caso de la Ruta 68, indica, la implementación del sistema free flow está un poco más avanzado, y por eso sería posible su puesta en marcha antes de Semana Santa.

El telepeaje también está previsto sea incorporado, de forma gradual, en las carreteras interurbanas que vayan relicitándose. Vera cuenta, por ejemplo, que será implementado en la Carretera de la Fruta (Ruta 66), proyecto que se inicia en el sector de Pelequén y finaliza en el acceso al Puerto de San Antonio, como en el tramo de la Ruta 5 Sur Talca-Chillán, que está en carpeta para ser relicitado en este año.

“Estamos incorporándola de manera gradual en las concesiones que vienen, tanto en la Ruta de la Fruta como Talca-Chillán. Ya tenemos la concepción de que el flujo, este sea a través de pago por pórticos, porque eso baja el valor puntual de cada cobro y hace que sea más equivalente a un pago por uso efectivo. Eso hace más equitativo el cobro y no solamente pagas donde te toca el troncal”, adelanta.

/gap