Martínez fue diagnosticado con un esguince de cuello de tobillo, que le provocó no brillar en el cuadro “colchonero”. En 2016 el Guangzhou Evergrande, de la Super liga de China lo compró por un millonario contrato, pero el colombiano siguió sufriendo con su tobillo que debió ser operado, quedando fuera de actividad por año y medio.

“Este calvario no me deja dormir. Cada entrenamiento, cada vez que me meto en la cama para dormir. Casi todas las noches, alrededor de las 3 o 4 de la madrugada como si fuera un reloj, me despierto debido a las molestias en el pie. Después de unos minutos se pasa y me vuelvo a dormir. Lo más fácil sería dejarlo, es una lucha diaria”manifestó en entrevista exclusiva al diario Record de Portugal.

El atacante de 32 años milita actualmente en el Portimonense de la liga portuguesa dónde ya suma 4 goles en 10 partidos y espera dejar atrás esta complicada lesión.

Fuente: Radio Adn