El representante de la cantante y actriz Olivia Newton-John, salió a desmentir los rumores de que a la artista le quedan sólo “semanas de vida”. Las especulaciones comenzaron hace algunos días, a siete meses de que la propia protagonista de “Grease” (1978) anunciara que volvía a tener cáncer.

Sus pocas apariciones públicas y la ausencia de declaraciones, aumentaron las sospechas de que la situación de su enfermedad era grave. Medios estadounidenses llegaron incluso a asegurar que el cuerpo de la estrella australiana “se está apagando”.

Ante las publicaciones, el mánager de Newton-John, Michael Caprio, salió a desmentir los rumores. “No se está muriendo”, sostuvo, y añadió que la gente “debería tener fuentes más fiables” en lugar de leer la prensa. Según algunos medios, la cantante estaba “intentando resistir” hasta la boda de su hija Chloe Lattanzi, quien prontamente contraerá matrimonio.

La intérprete, quien se presentó en el Festival de Viña del Mar en 2017, fue diagnosticada de cáncer de mama por primera vez en 1992. En esa oportunidad, se sometió a una mastectomía parcial, quimioterapia y una posterior reconstrucción mamaria.

En mayo pasado, un persistente dolor de espalda le dio las primeras señales de una recaída. “El dolor que inicialmente provocó que pospusiera la primera parte de la gira se ha tornado en un cáncer de mama que se ha hecho metástasis al sacro”, escribió en ese entonces en su cuenta de Facebook.

/psg