Una galaxia llamada La Gran Nube de Magallanes estaría destinada a chocar con la Vía Láctea, lo cual generaría el despertar de un agujero negro inactivo localizado en pleno centro de nuestra galaxia y que enviaría al Sistema Solar al espacio interestelar.

Si, todo esto suena como una película de ciencia ficción y ni siquiera de las buenas. Pero es un escenario bastante probable que ocurra de acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Durham en Inglaterra.

La Gran Nube de Magallanes está a unos 163 mil millones de años luz y es una de las galaxias enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea. Y de vez en cuando alguna de estas colisiona y es absorbida por esta ultima.

Acorde a los investigadores, se preveía que la Gran Nube de Magallanes orbitaría la Vía Láctea durante miles de millones de años más, pero las últimas mediciones detectaron que dicha galaxia tiene el doble de materia oscura del que se estimaba. Y debido a esto, está perdiendo energía de manera más veloz, por lo que colisionaría con nuestra galaxia dentro de 2.000 millones de años.

El autor principal del estudio, Marius Cautun, señaló a Eureka Alert que dicho impacto además de despertar al mencionado agujero negro, nuestra galaxia se convertiría en un “núcleo galáctico activo o cuásar”.

“Este fenómeno generará poderosos chorros de radiación de alta energía que emanan del exterior del agujero negro”, agregó, lo que llevaría a que el recientemente activado agujero negro comience a devorar el gas circundante y así elevar su tamaño en hasta diez veces, con lo cual empujaría al Sistema Solar fuera de la Vía Láctea.