La polémica vuelve a estar servida en Estados Unidos. Donald Trump ha culpado a las protestas contra el racismo surgidas tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía del aumento de casos de coronavirus que experimenta el país norteamericano.

“Hay muchas causas probables para el aumento en los casos de infección, pero los casos comenzaron a crecer entre los jóvenes estadounidenses poco después de las protestas, que presumiblemente desencadenaron una relajación más amplia de los esfuerzos de mitigación en todo el país”, ha dicho durante la rueda de prensa del grupo de trabajo del coronavirus en la Casa Blanca.

Otra de las probables causas a las que se ha referido el mandatario es al incremento de los viajes entre regiones. “Reuniones en vacaciones como el Día de los Caídos y los jóvenes que se congregan de forma estrecha en bares y quizá en las playas u otros lugares”.

“El muro con México está funcionando bien”

El presidente de Estados Unidos ha aprovechado para defender el muro con la frontera del país latinoamericano. “413 kilómetros de muro recién construido a lo largo de la frontera sur han tenido un gran impacto positivo en las personas que ingresan y tenemos un número bajo de personas que ingresan ilegalmente, lo que ha sido de gran ayuda. Realmente estaba destinado a un propósito diferente, pero el muro construido con México está funcionando muy bien para frenar la pandemia”.

Estados Unidos registra un aumento constante en los nuevos casos de coronavirus, con estados como California, Arizona, Florida y Texas marcando cifras récord casi a diario. El país ha anotado su cifra más alta e muertes en un día a causa de la pandemia con 1.097 nuevas muertes. Hasta el momento, se han confirmado casi cuatro millones de casos en el país y 142.942 víctimas mortales desde el origen de la pandemia.

/gap