“Incrédulos”. Con este adjetivo había calificado el presidente Sebastián Piñera a los expertos que no se alienaron con la expectativa del gobierno de que Chile crecerá a un ritmo de 4% en 2018.

Y habían dudas especialmente por los pronósticos en relación a noviembre, los cuales se deterioraron tras los resultados de los índices sectoriales que había revelado el INE en los días previos.

En ese contexto, los expertos esperaban una expansión en torno a 2%.

Sin embargo, el Banco Central dio una sorpresa y reveló que la economía chilena se expendió a un ritmo de 3,1% en el undécimo mes del año, pulverizando así las expectativas

El emisor precisó que la serie desestacionalizada aumentó 1,2% respecto del mes precedente y creció 3,3% en doce meses.

El dato tiene más mérito aún, considerando que noviembre 2018 registró un día hábil menos que en igual mes del año anterior.

El Imacec minero creció 5,5%, mientras que el no minero aumentó en 2,7%. Este último se vio favorecido por el desempeño de los servicios, efecto que fue en parte compensado por la caída de la industria manufacturera, dijo el Central.

Con el resultado de noviembre, la economía chilena acumula una expansión de 4,1% y sólo necesita que en diciembre el Imacec experimente un alza de 2,4%, para llegar al 4%.

/psg