Por. Jaime Troncoso Trunce (Twitter: @matrope_ )

La selección chilena perdió casi todo lo ganado hace menos de cuatro años. Se transformó en un equipo más. Ya no es protagonista y se conforma con ser actor de reparto en cualquier cancha en donde le toque jugar. ¿Por qué pasó esto? Porque llegó Reinaldo Rueda, la idea cambió y los ‘cabrones’ comenzaron su fiesta.

Uno de los damnificados por los “nuevos (o viejos) aires” de la Roja fue Marcelo Díaz. El volante central fue pieza clave en todos los logros alcanzados por la Roja y además fue el motor futbolístico del grupo. A través de él, se manejaban los tiempos y se iniciaban los ataques de un equipo que marcó época; no solo en Chile, sino que en todo el mundo.

De aquello, poco queda. Hoy ‘cara de pato´ juega en Racing de Avellaneda y es una de las figuras excluyentes del campeonato trasandino, pero seguirá ausente en la Roja. Tengo claro de que, en este momento, a mí me sacaron de la Selección y no pienso en tomarme una revancha. Demuestro en Racing lo bien que estoy; si al entrenador, le sirve bien, y sino también”, precisó al Diario Clarín de Argentina.

Además, agregó: “El chileno es mal agradecido. A nadie le importa los logros del pasado. Junto al Chueco Mena y otros pocos muchachos hemos ganado tres títulos internacionales para Chile, de los cuatro que tiene en su historia. Es decir, un par de privilegiados somos parte del 75 por ciento de los títulos internacionales de Chile y aún así la gente no lo valora”.

El pago de Chile podrán decir algunos, maquinación de los ‘cabrones’ del grupo, dirán otros. Lo cierto es que el formado en Universidad de Chile no es nominado al seleccionado nacional y tampoco se avizora un llamado en el corto plazo o al menos mientras el DT colombiano siga en la banca chilena.

Revisa algunas otras frases que dijo Marcelo Díaz en los medios trasandinos:

“Con el equipo de 2011 le ganábamos a cualquiera. Entrabas a la cancha con la certeza de que ibas a ganar. Es hermoso jugar con esa sensación. Como grupo nos rompíamos el alma por jugar. Cada tanto miro algún video y no puedo creer el nivel de intensidad que teníamos, más allá de que éramos todos jóvenes. Íbamos a Brasil, Uruguay, Argentina, Paraguay, Ecuador y ganábamos. Y jugábamos con la misma idea. Marcamos una época”

“…Saco de este razonamiento a los hinchas de la U, que siempre nos reconocen por lo que hemos entregado. El chileno en general te saca en cara los errores. Somos muy chaqueteros, como decimos nosotros, pero no me molesta que sean así conmigo”.

“Estoy bien física y futbolísticamente. Es uno de los mejores momentos de mi carrera y lo disfruto al máximo. Si tengo que volver a la Selección, iré con toda la seguridad y la alegría del mundo, pero si no me toca, no pasa nada: lo miraré desde afuera”.

“Soy un jugador terrenal, al que le gusta permanecer en el país en el que juega. De Chile no extraño nada. Tengo a mis viejos y familiares y cada vez que voy trato de disfrutar y pasar tiempo con ellos, pero no me quita el sueño volver”.