En su partido despedida, el delantero Lukas Podolski fue la única luz en un amistoso entre Alemania e Inglaterra jugado en Dortmund, al marcar un golazo que marcó la diferencia en el triunfo del campeón mundial por 1-0, en un amistoso ante 60.000 espectadores.

El delantero jugaba su partido 130 para la selección alemana y estaba el debut de Gareth Southgate como entrenador titular al frente de los “Tres Leones” ingleses, después de cuatro encuentros como interino. La de hoy fue su primera derrota.

El partido no estuvo a la altura de la historia de ambos equipos, uno de los grandes clásicos del fútbol mundial, ante la falta de un gran número de titulares por ambos lados. En el conjunto dirigido por Joachim Löw sólo fueron tres titulares de los que se coronaron campeones mundiales hace apenas tres años en Brasil: Mats Hummels, Toni Kroos y justamente Podolski. También los ingleses tuvieron bajas significativas, como las de Wayne Rooney, Phil Jones, Harry Kane, Daniel Sturridge, Theo Walcott y Danny Welbeck.

“Esto fue de película, juego mi último partido y hago el gol, qué más quiero”, comentó Podolski, que tuvo una palabra de agradecimiento: “A Dios por haberme dado esta pierna izquierda. Si me hubiera dado la misma calidad en la derecha, hubiera sido estrella del Barcelona o del Real Madrid”, dijo el ex delantero del Colonia, Bayern Münich, Arsenal.

El fin de semana, Inglaterra jugará ante Lituania en Wembley por la clasificación europea al Mundial de Rusia 2018, mientras que el campeón mundial viajará a Bakú para jugar contra Azerbaiyán.

Por Ignacio Soto Bascuñán