El presidente Sebastián Piñera acortó la agenda que tenía dispuesta en la región de Magallanes por lo que volvió este martes a La Moneda.

En compañía del ministro de Defensa, Alberto Espina y del canciller, Roberto Apuero, además de los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, el Mandatario llegó la mañana de este martes hasta la zona austral en el marco de la conmemoración de los 40 años del Conflicto del Canal del Beagle.

En ese sentido, fuentes de Palacio habían indicado que el jefe de Estado permanecería en el sur hasta el próximo domingo, cuando se trasladaría a la base Eduardo Frei Montalva ubicada en la Antártica.

Sin embargo, un cambio de planes del Mandatario se dio a conocer luego de los transversales cuestionamientos que está recibiendo el ministro del Interior, Andrés Chadwick, desde la oposición.

Esto, luego que el secretario de Estado reconociera este lunes que desde un comienzo supo de voz del general (r) Victtoriano, que Catrillanca y su acompañante no portaban armas de fuego cuando fueron atacados por Carabineros. Esa información ya la había entregado a la Fiscalía el propio titular de Interior, asegurando que no entendió bien el mensaje debido a problemas en la señal telefónica.

La última arista conocida en el Caso Catrillanca provocó que la mañana de este martes llegaran hasta la Oficina de Partes del Palacio, miembros de las bancadas de Revolución Democrática (RD), Partido Comunista (PC), Partido Socialista (PS), Partido por la Democracia (PPD) y Partido Progresista (Pro), quienes entregaron documentos dirigidos al Presidente exigiendo la salida de Chadwick de su cargo.

En esa línea, se espera que durante la tarde de este martes se reúnan en el Congreso los miembros de la oposición para definir una posible acusación constitucional en contra del cuestionado ministro de Estado.

/psg