Una nota del diario estadounidense hace hincapié en la sucesión de hechos de carácter terrorista que ha sufrido el país, como la bomba a Landerretche.

Bajo el título “Vínculos extremistas socavan la imagen de estabilidad de Chile”, el medio estadounidense The Washington Times presenta una nota en la que habla de la sucesión de actos terroristas en el país, a propósito del mega incendio que afecta a la zona centro sur. En el texto se señala que Chile “durante mucho tiempo fue visto como una isla de estabilidad en la región” pero que ahora “se enfrenta a un creciente problema terrorista, que los críticos dicen que la Presidenta Michelle Bachelet ha sido reacia a enfrentar por temor a dividir a su débil coalición socialista que incluye a comunistas involucrados grupos violentos”.

“La vulnerabilidad de Chile al terrorismo ha sido demostrada en los últimos días por los incendios forestales causados intencionalmente, que han resultado en más de 200 millones de dólares en daños y alrededor de una docena de muertes. Ninguna organización terrorista ha reclamado la responsabilidad, pero algunos investigadores sospechan de los anarquistas y los militantes indígenas que han llevado a cabo extensos incendios criminales en el pasado”, continúa el texto.

En el artículo, al hacer un recuento de los acontecimientos terroristas de los últimos años, como la bomba en el Sub-centro de Escuela Militar en 2015 y la más reciente que recibió el director de Codelco, Óscar Landerretche, se asegura que estos “bombardeos en pequeña escala, los incendios criminales y otros actos de vandalismo en Santiago y otras ciudades, por lo general se consideran insignificantes. Pero son una base insurgente en expansión formada por indios mapuches rebeldes”.

En tanto, el medio se extiende para explicar los distintos vínculos que tiene la comunidad mapuche alrededor del país y en otras fronteras. “Una delegación de la ETA española visitó comunidades mapuches en Chile antes de viajar a Argentina, donde también se reunió con activistas indígenas que se unieron a los llamados para una nación mapuche independiente (…) Los activistas mapuches también mantuvieron amplios contactos con la guerrilla de las FARC, según la ANI. Informes de inteligencia han trazado los viajes a Colombia de 10 militantes acusados de asesinato y otros delitos a través de pasaportes y registros fronterizos obtenidos con la asistencia de Interpol. Información sobre las conexiones internacionales de las FARC extraídas de la computadora capturada de un líder de las FARC, asesinado en 2008, contiene mensajes de correo electrónico entre el comandante de las FARC, Raúl Reyes, y el operativo del Partido Comunista Chileno, Manuel Olate, discutiendo capacitación para militantes Mapuches”, detalla.