Con 19 votos a favor, 6 en contra, 8 abstinencias y una ausencia, se dirimió que la OEA no reconocerá la legitimidad del periodo del régimen de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero de 2019.

Como nueva medida, la organización llamó a que se celebren nuevos comicios, aunque bajo el alero internacional, para que el proceso sea justo, claro y sin contradicciones, como si las hubieron en mayo de 2018 cuando se llevaron a cabo las elecciones en Venezuela.

Hay que recordar que el gobierno de Maduro pidió dejar la OEA el 28 de abril de 2017, por lo que se espera que este año se pueda hacer efectiva. Para esta reciente reunión de la naciones, la delegación venezolana, estuvo comandada por el embajador Samuel Mondaca, quien afirmó que la determinación de la entidad es un “acto hostil e inamistoso” y anticipó que no reconocerá “ninguna decisión que pudiera adoptarse”.

Además de esa resolución, se instó a la dictadura venezolana a que permita de inmediato el ingreso de ayuda humanitaria para el pueblo de ese país, a fin de prevenir el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública.

Finalmente, acordaron “expresar la activa solidaridad con el pueblo venezolano y su compromiso de mantener bajo seguimiento la situación en Venezuela y apoyar medidas diplomáticas que faciliten la restauración de las instituciones democráticas y el pleno respeto a los derechos humanos”.