Javiera Parada disputará el próximo 25 y 26 de enero la presidencia de Revolución Democrática con Catalina Pérez, buscando suceder a Rodrigo Echecopar.

La hija de José Manuel Parada, una de las víctimas del llamado Caso Degollados, fue entrevistada por The Clinic sobre la situación que se vive en Cuba y Venezuela, donde recordó que fue parte de las Juventudes Comunistas hasta los 16 años, renunciando a su militancia tras la caída del Muro de Berlín.

Parada expresó que decidió dejar el PC ya que “me di cuenta que no había democracia ni libertad en los regímenes comunistas”, dejando en claro que “Cuba es una dictadura”.

En la misma línea, respecto a Venezuela detalló que “se han violado todos los principios de una democracia. Hay presos políticos, es un régimen autoritario que usa los símbolos de la izquierda pero que de izquierda no tiene nada”.

Pero Javiera Parada también quiso referirse a su choque en estado de ebriedad en marzo de 2017, lo que hizo que se bajara su candidatura a diputada por el distrito 8.

“Fue un lamentable episodio. Cometí un error que no tuvo consecuencia pero del que aprendí mucho. Jamás volvería a hacer algo así. Creo que fue una gran lección de vida y una lección política para mi”, expresó.

Para Parada, “cuando uno asume responsabilidades políticas tiene que tener un estándar de comportamiento mayor y mejor porque hay gente que ha puesto su confianza y esperanza en uno”.

/gap