Producto del complejo estado en que quedaron los cuerpos de las nueve víctimas del atentado explosivo ocurrido este jueves en la Escuela de Oficiales de la Policía Nacional de Colombia en Bogotá, varios de los restos deberán ser sometidos a pruebas de ADN para su identificación.

El nivel de quemaduras y/o de fragmentación de los cuerpos fue de tal magnitud que las labores de identificación de víctimas serán más complicadas, según informó El Tiempo.

De acuerdo a este medio, los exámenes de ADN serán necesarios principalmente para identificar a las víctimas que murieron de forma casi inmediata tras la explosión.

En este sentido, el cuerpo que resultó con más daños habría sido el del conductor del vehículo, quien tras evadir los controles de rigor aceleró a fondo y se estrelló contra una pared, provocando la explosión. Tanto el chofer como los guardias que intentaron detener la camioneta no han sido identificados por la policía.

En tanto, los cuerpos de las víctimas continúan adentro de la sede policial mientras se llevan a cabo las diligencias periciales.

/psg