El ex ministro de Medio Ambiente Pablo Badenier visitó el Congreso en Valparaíso para presentarse oficialmente ante los parlamentarios de la DC como el nuevo generalísimo de la campaña de la abanderada del partido, la senadora Carolina Goic.

Recién el lunes la Presidenta Michelle Bachelet anunciaba que dejaría el cargo en el que asumió el 11 de marzo de 2014 para trabajar de cara a las próximas elecciones. “Voy a trabajar en cuerpo y alma para que Carolina Goic sea la próxima Presidenta de Chile”, señaló al término de la ceremonia en donde asumió en su reemplazo el subsecretario, Marcelo Mena.

Pero el ex ministro Badenier tiene “varios puntos a favor” que lo llevaron a asumir el cargo. Según dicen en la interna de la falange, primero, es cercano a las distintas corrientes del partido por lo que cuenta con un “apoyo transversal”, y además tiene experiencia en la materia, dado que fue el jefe territorial de la segunda campaña de la Presidenta Michelle Bachelet, por lo que también conoce mucho a la Mandataria.

Su llegada al comando se interpretó en algunos sectores como un “guiño” de La Moneda a la candidatura de Carolina Goic, sin embargo sucedió algo parecido cuando el ahora generalísimo de la campaña del ex Presidente Ricardo Lagos, Máximo Pacheco, dejó la cartera de Energía. Lo cierto es que esta vez hay más razones –dicen cercanos a La Moneda- para que la senadora se convierta en la candidata más atractiva, superando “por lejos” al ex Presidente Lagos y al senador Alejandro Guillier.

Si bien, comentan en Palacio, es “sabido” que en el Ministerio del Interior el ex Presidente cuenta con “apoyos concretos”, la Presidenta “tenía una simpatía personal” con el abanderado del PR, dado que su relación data de hace varios años, cuando él era presidente del Colegio de Periodistas. Pero tras los cuestionamientos que hizo al gobierno y a la propia Presidenta Bachelet -la semana pasada dijo “yo creo que la Presidenta hizo un esfuerzo por cumplir el programa, pero miró Chile desde arriba”-, su figura ha ido perdiendo fuerza en la casa de gobierno. “Cometió un error”, dicen.

La senadora Goic es conocida por su afinidad con la Presidenta Bachelet y es por eso que incluso se ganó el apellido de “bacheletista” dentro de la Nueva Mayoría. Algo que lo refleja es que en abril de 2013, cuando la senadora se encontraba en Punta Arenas recuperándose de un cáncer,  la Mandataria la visitó en su casa dejando entrever la cercanía que hay entre ambas. “Tengo el mayor respeto y consideración por Carolina, desde que la conocí de Seremi. Espero que regrese lo antes posible, tengo la mayor admiración por ella y sabemos que se le extraña mucho”, dijo Bachelet en ese entonces.

Pero también, la abanderada de la DC ha mostrado en sus labores dentro del Congreso “compromiso” con el gobierno, apoyando las reformas del programa de la Presidenta. Incluso, en el proyecto de despenalización del aborto su voto en la Comisión de Salud era determinante y a pesar de que dudó en algunas oportunidades, finalmente terminó apoyando la iniciativa. Además su hermana, Marcela Goic, es miembro clave en el segundo piso de Palacio, ocupando el cargo de sub encargada del Departamento de Contenidos de la Presidencia.

La cercanía viene de muchos lados, pero sus “acciones” también la hacen tener cierta “afinidad” con los lineamientos del gobierno. Este año, si bien “congeló” las relaciones con la administración de Bachelet y dijo “con la DC no se juega”, siempre se le ha visto proclive a la continuidad de la coalición gobernante, distinto a lo que proponen algunos sectores de su partido -como Mariana Aylwin, Ignacio Walker y Gutenberg Martínez– que insisten en que la DC tiene que salir de la Nueva Mayoría.

Además, fue justamente ella quien salió a responderle a Guillier tras sus cuestionamientos a la Presidenta y dijo que “creo que la autocrítica es sana y necesaria, así como también la lealtad en los proyectos que hemos trabajado. Somos parte de este Gobierno”.  Agregó que “lo que he tratado de hacer yo, como candidata, es tener una línea respecto de los plateamientos y las miradas que tenemos del Gobierno, desde la sana autocrítica, de cosas que tenemos que hacer mejor”.

Es por eso que desde La Moneda dicen que “ella tiene una ventaja; su manera de comportarse es la misma desde antes de que fuera candidata. Es coherente y la conocen; todos los proyectos de gobierno han sido apoyados por ella siempre, finalmente puede ser algo bastante bueno para el gobierno, no hay razón para no apoyar a quien te apoya”. Eso sí, en el gobierno advierten que la Presidenta ha decidido tener “prescindencia” con el tema presidencial y no se va a “matricular”, por lo menos antes de las primarias, con ninguno de los candidato que hoy podrían llegar a la papeleta. Al menos de manera visible.

/gap