El uso del Essure fue aprobado en Europa en 2001, entonces, algunos expertos lo definieron como el anticonceptivo “más seguro del mundo”. Ahora, más de 1.000 mujeres están contando sus efectos secundarios.

El método consiste en introducir un muelle de níquel en las trompas de falopio. Allí, el anticonceptivo se inflama y termina bloqueando el paso de los espermatozoides. Al no usar hormonas y ser más barato que la ligadura de trompas, alrededor de un millón de mujeres en todo el mundo optaron por su aplicación; tal y como informa The New York Times.

Trece años después, los efectos secundarios están saliendo a la luz. A pesar de ello, Bayer ha continuado vendiendo el anticonceptivo, aunque endureciendo las condiciones para usarlo.

Efectos secundarios

Entre las reacciones negativas al implante se encuentran picores vaginales, reglas irregulares, dolores de cabeza, hemorragias vaginales, cefaleas, inflamaciones, dolores de espalda, lumbares, reacciones alérgicas, cansancio y ansiedad. En algunas ocasiones incluso han llegado a perforar las trompas de falopio y órganos vecinos.

Además, se han registrado más de 600 embarazos no deseados por la utilización de este método. Varias mujeres han tenido que someterse a intervenciones quirúrgicas para resolver sus problemas, pero las complicaciones de la extracción del Essure en muchos casos acaba en una histerectomía; es decir, una amputación oculta de los órganos sexuales.

Las demandas en Estados Unidos por los efectos secundarios de este implante han costado a Bayer 413 millones de euros durante 2016, y la FDA (Food and Drugs Administration) le ha aplicado la clasificación Black Box, que obliga informar explícitamente de sus riesgos.

/gap