El jefe de inteligencia de Estados Unidos, John Ratcliffe, defendió el domingo la decisión del gobierno de Donald Trump de poner fin a las reuniones informativas presenciales sobre seguridad electoral ante el Congreso, denunciando una “pandemia” de filtraciones por parte de los legisladores, y aseguró que los riesgos de interferencia extranjera provienen más de China que de Rusia, principal acusado por la injerencia en 2016.

Ratcliffe expresó su frustración por las filtraciones de una sesión informativa de contrainteligencia al Congreso hace un mes, en la que se informó a los legisladores que China, Rusia e Irán estaban buscando interferir en los comicios del 3 de noviembre. “A los pocos minutos varios miembros del Congreso fueron a varios medios diferentes y filtraron información clasificada”, dijo Ratcliffe a Fox News.

Así, justificó la cancelación de las reuniones sobre los informes de seguridad, que provocó quejas entre legisladores demócratas de alto rango, ya que consideraron que la administración estaba encubriendo la ayuda de Rusia para la campaña con la que busca la reelección el presidente Donald Trump

La medida se produce dos meses antes de las elecciones generales, sobre las que Trump ha dado poca importancia la amenaza de interferencia extranjera que, dice, está siendo politizada por los opositores demócratas.

“Voy a seguir manteniendo informado al Congreso. Pero hemos tenido una pandemia de filtraciones de información fuera de la comunidad de inteligencia. Y voy a tomar las medidas para asegurarme de que eso termine”, agregó.

El funcionario señaló que las filtraciones tenían como objetivo “crear una narrativa que simplemente no es cierta, sobre que de alguna manera Rusia es una mayor amenaza para la seguridad nacional que China”.

“No quiero minimizar a Rusia -son una seria amenaza para la seguridad nacional-, pero día tras día las amenazas que enfrentamos desde China son significativamente mayores”, indicó Ratcliffe.

“Cualquiera que ve la información de inteligencia lo sabe, y cualquiera que dice algo distinto solo está politizando información para su propia narrativa”, agregó.

Las sesiones informativas serán por escrito, pero el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, dijo que los legisladores estaban siendo despojados de la capacidad de consultar. “Eso no tiene ningún sentido a menos que el objetivo sea no permitir que los miembros del Congreso, los representantes del pueblo estadounidense, hagan preguntas”, dijo el demócrata a CNN.

“Es una inconsistencia ilógica”, agregó, y acusó a la Casa Blanca de impulsar una falsa idea de que la interferencia rusa en las elecciones para ayudar a Trump “no era diferente de lo que están haciendo otros países”.

/psg