En este verano, en que fácilmente hemos llegado a temperaturas de 37° ó más a pleno sol, el rendimiento general de nuestros equipos se vuelve más lento e ineficiente.

Lo anterior, debido a que no es capaz de enfriarse por sus propios medios a la misma velocidad que aumenta la temperatura ambiental.

De hecho, la mayoría de los fabricantes recomiendan operar entre los 29 y 35 grados para un funcionamiento óptimo.

Componentes como el procesador o las memorias RAM e interna, empiezan a tener un menor desempeño mientras mayor es la temperatura. Si esto se da reiteradamente, se puede generar un daño irreparable en el dispositivo.

Uno de los elementos que más resulta afectado por el calor extremo es la batería, ya que ellas están compuestas por sustancias químicas(especialmente litio) que por un lado se consumen mucho más rápido por su carga, y por otro, se puede reducir la vida útil de ella.

Hasan Albari | Pexels (CCO)

Hasan Albari | Pexels (CCO)

Hay otros elementos en el celular que sufren por el calor. Por ejemplo, en casos muy extremos de calor por períodos demasiado largos, se puede generar una reacción que lleve a explotar al dispositivo.

También, si exponemos a un calor extremo nuestro celular por períodos largos de tiempo y reiteradamente, el adhesivo que une la pantalla con el panel táctil se pueden empezar a separar y eso hará que no pueda seguir funcionando adecuadamente.

En tanto, en equipos de gamas más bajas, la presencia de plástico en las carcasas de los celulares puede en el extremo llegar a deformarse.

A continuación te entregamos algunos consejos básicos explicados por Marcelo Ponce, Gerente de Negocios Mobile de Tiendas Mtek.

Stokpic | Pexels (CCO)

Stokpic | Pexels (CCO)

1- Desde octubre, sólo se están comercializando cargadores certificados por la SEC (Superintendencia de Electricidad y Combustibles) en Chile. Sin embargo, aún quedan en las casas muchos cargadores en uso anteriores a esa fecha. Es recomendable invertir en uno nuevo certificado, minimizando así los riesgos de problemas derivados del calor.

2- Cuidar al cargarlos de que no queden en posiciones que obstruyen la ventilación del equipo. No dejarlos cargando sobre la cama, ropa o debajo de la almohada.

3- De igual forma, utilizar baterías portátiles a pleno sol (por ejemplo, en la playa) afectará tanto al celular como a la batería, exponiéndolos al sobrecalentamiento.

4- Desactivar conexiones como WiFi y Bluetooth de ser posible, así como cerrar aplicaciones que no estén en uso, contribuye a evitar en parte el sobrecalentamiento interno del equipo.

5- Evitar usar el equipo en porta-celulares en los autos cuando reciben de lleno el sol en horas peak de calor, más si tienes activados servicios de geolocalización que activan múltiples sistemas de tu Smartphone (aumentando el consumo interno y sobrecalentándolo). Puedes reubicarlo, pero es un muy probable que siempre les llegue algo de sol (generando calor).

6- Las bajas temperaturas también afectan el funcionamiento de los celulares, por lo que no es recomendable usar porta-celulares que cuelguen de las salidas de aire acondicionado de un auto, porque le llega de pleno el aire frío y eso afectará su funcionamiento hasta incluso hacer que se apague por precaución.

7- Puedes descargar aplicaciones que te indican el nivel de temperatura de tu dispositivo y genera alertas cuando llega a niveles altos de temperatura. En el caso de los iPhone, el sistema operativo además despliega automáticamente un aviso cuando detecta temperaturas inadecuadas en el interior del equipo.

/gap