Soy funcionario público al ser un médico especialista contratado en un hospital público. Por ser funcionario público estoy obligada por ley a ser censista el próximo miércoles 19 de abril. Para cumplir con la ley debo ir a una capacitación que dura media jornada laboral, dejando de atender a 15 pacientes; además seré recompensada con una y media jornada de trabajo libre, por lo tanto habrá otros 45 pacientes sin ser atendidos. Multiplica eso por todos los médicos del servicio público de salud.
Seré yo y todos mis colegas la mejor mano de obra para el próximo censo? Es así como se aprovechan bien los recursos estatales? Es esto lo que necesita Chile y sus enfermos?
Me molestan las obligatoriedades no asumidas libremente, pero me molesta aún más las decisiones poco inteligentes que afectan a los más necesitados.
Reenvía si a ti también te molesta.

Dra Daniela Kramer Hepp
Dermatología Pediátrica
Hospital Luis Calvo Mackenna