En pleno auge de las telecomunicaciones, donde prácticamente buena parte de la población mundial tiene una cámara incorporada en sus teléfonos móviles, se tendería a pensar que debiese haber más avistamientos de objetos voladores no identificados (ovnis) en el último tiempo. Sin embargo, un reciente estudio estadístico de la Mutual Ufo Network (MUFON), la mayor red de ufólogos de Estados Unidos, ha echado por tierra esta presunción, pues ha registrado una fuerte baja en el número de reportes sobre ovnis desde hace algunos años.

Según los investigadores de la MUFON, cada mes se reciben 7 mil informes sobre probables avistamientos de ovnis, pero desde 2012 las cifras han disminuido constantemente.

“La caída no ha sido una línea recta, pero al observar los números encontramos un pico en 2012 y, desde entonces, una caída de 30% a 40% del año 2012 a 2017”, comentó David C. Korts, estadístico de MUFON al portal web Gizmodo.

Foto: ufosoverarea51.com
Logo de la red MUFON

Korts es un estadístico jubilado que actualmente colabora con MUFON haciendo análisis sobre dónde están ocurriendo más avistamientos y cómo están cambiando en el tiempo.

Por su parte, Cheryl Costa, escritora que el año pasado fue reconocida como “Investigadora del Año” durante el último Congreso Internacional de Ovnis, recientemente analizó los datos tanto de la MUFON como del Centro Nacional de Informes de Ovnis (NUFORC) de los últimos 17 años. Costa informó al periódico Syracuse New Times que tras un aumento constante de los avistamientos de 2001 a 2012, el número de reportes ha ido disminuyendo en forma considerable.

En tanto, Sharon Hill, geóloga y escritora de ciencia que investiga temas de seudociencia y la cultura paranormal, cree saber el porqué de la disminución de los informes.

“En la cultura actual de las redes sociales, la forma en la que expresas tus experiencias más extrañas es con algún tipo de video en YouTube o una imagen. Los ovnis son realmente difíciles de fotografiar”, dijo Hill en una entrevista.

Foto: telemundo.com

La científica sostiene que esto no implica que haya cosas extrañas en el cielo: “Creo que algo que probablemente deberíamos investigar son las anomalías atmosféricas. Pero cuando las personas interpretan estas cosas como algo creado por vida inteligente u objetos físicos que nos examinan, ya eso no tiene solución. No es algo que pueda ser investigado científicamente”.

Hill también destaca que en la actualidad la cultura en torno a las investigaciones alienígenas se ha tornado “conspiracionista”, es decir, se habla de supuestos intentos de los gobiernos del planeta para que no se difunda la información sobre visitantes de otro planeta.

Para ella estas conspiraciones han dejado en segundo lugar la idea de investigar ovnis. “Si no eres capaz de investigar esas cosas, por lo tanto, son conspiraciones”, concluye.

/psg