Las pensiones en nuestro país es sabido que están dentro de las más bajas del mundo, sin embargo, lo más lamentable es que dentro del grupo que reciben la pensión básica solidaria, que son las personas que nunca han cotizado, es el segmento que se encuentra más endeudado en el retail en un estudio en que señaló esta realidad y que abarca los dos últimos años.

Los adultos mayores, específicamente los pensionados que reciben esta pensión básica solidaria, deben endeudarse para poder sobrevivir, y así poder comprar sus remedios, pagar luz y agua, y lo mínimo para alimentarse, y es un hecho muy preocupante y que nos invita como país, a evaluar y analizar las políticas públicas para nuestros adultos mayores.

Esta morosidad de los pensionados, no es algo nuevo, sin embargo, no sólo se refiere al comercio sino que también a la banca, donde se arrastra una deuda desde hace muchos años y que no se ha podido revertir por la poca capacidad de pago de éstos sectores, que no han visto aumentado sus ingresos ni menos su pensión básica que no es capaz de satisfacer las necesidades mínimas de los pensionados.

Solucionar este grave problema de los pensionados más vulnerables de nuestro país, no es sólo una decisión del gobierno de turno, sino que es un tema de estado, que nunca se ha abordado con la urgencia que se requiere, por las mezquindades de esa política, que cuando se es gobierno quiere arreglar el sistema previsional y el conglomerado de oposición, sólo quiere rechazar todo porque no está gobernando. Así no se llega a ningún consenso.

Los años pasan, las personas envejecen, y seguimos a la espera de ese acuerdo nacional que nunca llega, que se tramita por décadas, donde siguen pasando los gobiernos, ya sean de izquierda o de derecha, y los pensionados más vulnerables seguirán esperando por esa solución que se ve lejana, compleja, pero que merece ser analizada en un país en vías de desarrollo.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesor Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com