Este lunes en la mañana, a través de un comunicado, la CGE avisó a la población de la zona lacustre de La Araucanía que la luz podría volver a cortarse porque una comunidad de Freire no permitiría reparar la falla que ha mantenido sin energía a miles de personas desde el último sábado.
Pero no ha sido el único problema, ya que el gobierno tardó casi 48 horas en reaccionar ante esta compleja y grave situación, la cual aún mantiene sin energía a varios sectores de Villarrica y Pucón al momento de esta publicación, y recién hoy lunes se determinó invocar la Ley de Seguridad Interior del Estado contra quienes impiden las respectivas reparaciones, según reporta el medio Soy Chile.
Cabe consignar, además, que la falta de suministro eléctrico, sobre todo en sectores rurales, mantiene también sin agua a cientos de personas, puesto que, para extraerla, requieren luz. Esto se suma a la ola de calor de estos días, con temperaturas que han sobrepasado los 35 grados, lo cual agrava el problema al no contar con este vital elemento disponible.
A lo anterior hay que agregar las pérdidas de alimentos por falta de refrigeración, artefactos eléctricos dañados, atención deficitaria en recintos médicos debido a los cortes, y los problemas para el comercio, especialmente el gastronómico, ya que muchos locales han debido cerrar durante algunas horas o atender a media máquina, generando cuantiosas mermas en la ventas. No hay que olvidar que en la zona lacustre, son muchos los comerciantes que tienen la época veraniega como su principal fuente de ingresos.
De acuerdo a lo señalado por estos últimos, incluidos turistas que visitan la zona, la indignación hacia el gobierno fue aumentando en las últimas horas por la pasividad e indiferencia que mostró durante 2 días ante este problema, el cual finalmente se decidió a enfrentar luego de las múltiples críticas al deficiente manejo que han tenido al respecto.

/gap