La ausencia del padre. Un tema que ha dado para miles de novelas, montajes teatrales, películas, series de televisión, teleseries y obras en general. Ayer lo trataron en Intrusos. Específicamente Claudia Schmitd, quien confesó que dejó de ver a su papá a los 12 años –VIDEO. VAYA AL MINUTO 01.08.00-. Este fue el sensible relato de la panelista estrella del programa de farándula de La Red.

Claudia Schmitd: “Yo, en verdad… Si hay algo en esta vida que quizás… No sé… Ya lo acepto. Lo acepto. Tengo que ser bien franca. Pero si hay algo que me habría gustado en esta vida es tener un padre. Un padre así, ejemplar. O sea, ejemplar no me refiero a que sea el hombre perfecto, sino como hija de padres separados, a mí me crió mi abuelo. Pero siempre como que a uno igual le quedan esas secuelas de no tenerlo.

“El mensaje es claramente que siempre con los padres vamos a tener diferencias, pero valoren lo que tienen. Cuando uno está en la adolescencia siempre tiene diferencias, se pone tonto con el que ‘¡ay, pero es que mi viejo, mi vieja!’. Y bla bla bla. Y es importante destacar que hay muchos que perdieron a su papá. Otros que simplemente la vida nos llevó a vivir sin ellos. Pero es tan rico escuchar esas historias: la de la Naty (Chilet), la de Roberto ( van Cauwelaert). O personas que llegan a tu vida y cumplen un rol de padre. Valorar eso. Valorar lo que nosotros tenemos”.

Alejandra Valle: “A ti te pasó con tu abuelo. Él fue un quien cumplió ese rol de padre contigo”

Schmitd: “Sí. Y yo en algún minuto de la vida también hice terapia y todo por este tema. Siempre me decía la persona que me escuchaba que claramente mi abuelo no era la persona que tenía que cumplir el rol. Él tendría que haber cumplido el rol de abuelo. Pero uno se agarra de los afectos que tiene alrededor y que le entregan amor, y que le entregan todo eso que es dentro de la crianza de un hijo o de un nieto.

“Para mí él fue la figura paterna que tuve al lado y estoy muy agradecida. Pero más que mi historia, el mensaje es ese. Los chiquillos, las chiquillas que nos están mirando, que dejen la tontera diaria de las diferencias con los padres. Darles amor, darles cariño, contención, que es muy difícil ser padres”.

Valle: “Tú como mamá también estás separada del papá de tus hijos. ¿Le has fomentado su relación con su padre?”

Schmitd: “Sí, todo el rato. Por ejemplo, yo dejé de ver a mi papá a los 12 años por una decisión personal que se la comenté a mi mamá y ella la tuvo que aceptar. Y ella la aceptó, y siempre me decía, incluso desde muy chica, ‘por más que nosotros estemos separados, tu papá es tu papá. Te quiere. Los problemas de adultos son de adultos, no tienen nada que ver con el amor’.

“Pero claramente uno empieza a darse cuenta de cosas que no son normales quizás, que en el fondo uno dice ‘¿sabes qué?, ¿pero cómo? Si es mi papá. Yo lo quiero, yo lo voy a ver siempre porque el motor viene siempre de este lado y no nace del otro’. Y empecé a entender y a tomar decisiones que hicieron que se generara distanciamiento.

“Distanciamiento que parte básicamente de su ausencia como padre, de el no llamado, de no estar presente a diario, que a mí me hacían ver a una persona que era, que yo entendía que era la persona que me dio la vida junto a mi madre. Pero claramente el rol de padre que le correspondía no lo hacía”.

Nataly Chilet: “¿Hace cuánto que no lo ves?”

Schmitd: “Desde los 12 años”

Chilet: “¿Y desde hace cuánto que no sabes de él?”

Valle: “30 años”

Schmitd: “Sí”

Chilet: “¿No sabes de él desde los 12 años?”

Schmitd: “No. Nada. Pero es que a mí no me interesa, porque yo en la vida tomé la decisión de elegir a la gente que está al lado mío, con la preocupación, el cariño, y no por los lazos de relación de familia que uno trae, que uno no elige”.