Universidad de Chile perdió por la cuenta mínima ante Melgar en Arequipa y ahora cuelga de un piolín en Copa Libertadores. Los dirigidos por Frank Darío Kudelka realizaron una presentación llena de imprecisiones ante un cuadro peruano sin mucho brillo, pero que supo cerrar el partido después de abrir el marcador. La “U” volvió a perder con un rival incaico luego de 38 año (la última vez había sido ante Sporting Cristal en 1981).

De entrada, sorprendió el ingreso de Augusto Barrios por Nicolás Oroz en la 11 titular de la “U”. Decisión del técnico argentino que no se puede explicar de otra forma que debido al miedo atávico que le tienen los trasandinos a la altura. Claro, con el ex Antofagasta en cancha el equipo ganaba en recuperación de pelota y refriega en el medio, pero perdía en precisión, especialmente en el último pase que nunca estuvo presente en la jornada de hoy.

¡Y así le fue a Kudelka! Ante un equipo limitadísimo que solo podía hacer daño con alguna pelota detenida, un disparo de media distancia o gracias a alguna jugada individual de Vidales (agente ofensivo más peligroso de los peruanos), el cuadro mágico nunca se sintió cómodo en la cancha y casi no registro llegadas al arco contrario.

Ubilla tuvo la única jugada de gol de la “U” a los 15’ del primer tiempo con un zapatazo desde fuera del área que golpeó el horizontal. ¿Después de aquello? Nada. En el segundo tiempo, todo siguió más o menos igual, pero con el atenuante de que, a los 53 minutos de juego, Alexis Arias sacó un zapatazo de otro partido que dejó parado a Herrera. 1×0 para el local y a dormir.

Tras la apertura de la cuenta, el Romántico Viajero quiso reaccionar con más ganas que fútbol y pudo empatar el partido luego de que el árbitro cobrar un penal para la visita gracias a una mano en el área de Mifflin. Pateó Matías Rodríguez y a las nubes. Luego del despilfarro, el equipo intentó, pero nunca dio la sensación de que lo empataba.

Gabriel Torres debutó en el cuadro azul, tuvo una clarísima solo frente a Cáceda, pero envió la pelota por sobre el travesaño. Difícil panorama para la Universidad de Chile de acara a la revancha en Santiago el próximo miércoles 13 de febrero en el Estadio Nacional. Complicado porque si el cuadro peruano logra anotar, los azules deberán marcar 3 tantos para pasar a la fase 3 de la Copa.

¿El baso medio lleno? El equipo de Kudelka no puede jugar peor que como lo hizo en la jornada de hoy, por lo que, seguramente, mostrará otra cara en Ñuñoa (está obligado a aquello). Además, con tan solo un par de minutos en cancha, el panameño Torres demostró que tiene que ser titular en el partido de la próxima semana. ¿Se puede dar vuelta la llave? Claro que sí. Melgar es un equipo muy limitado, pero la U tiene que, de una vez por todas, empezar a demostrar en cancha la idea del técnico, de lo contrario… ¡Para la casa y sin Copa!

Por. Jaime Troncoso Trunce (Twitter: @matrope_ )