Es cierto que no se llegó a los 38 grados, como se había anticipado, pero igual:

Se justifica que ya nadie aguante