Luego de nueve meses de de largas y difíciles negociaciones entre los representantes de Reino Unido y la Unión Europea las partes alcanzaron un acuerdo comercial posbrexit.

Ello permitirá que la salida de Gran Bretaña del bloque europeo no sea “dura” como se preveía en caso de llegar acuerdo entre las partes el próximo 31 de diciembre.

Desde el número 10 de Downing Street indicaron que “hay acuerdo” y se espera una conferencia de prensa en los próximos minutos para explicar en qué consiste.

“Hemos firmado el primer acuerdo de libre comercio basado en cero aranceles y cuotas que se ha logrado con la UE”, se congratuló una fuente del gobierno británico. La noticia fue anunciada al mismo tiempo por fuentes europeas en Bruselas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, no pudo evitar su emoción en redes sociales y escribió “el acuerdo está listo” junto con una fotografía celebrando.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, calificó la resolución como “justa” y “balanceada” y era “lo correcto y lo responsable” que ambas partes acordaran.

“Fue un camino largo y tortuoso, pero tenemos un muy bien acuerdo que mostrar”.

Tras una larga noche de negociación en Bruselas, el anuncio del histórico acuerdo parecía inminente el jueves al amanecer, pero problemas de última hora con las cuotas de pesca tuvieron a todos en vilo durante buena parte del día llegando incluso a hacer temer un fracaso.

Ahora, este anuncio al filo de la Nochebuena deja teóricamente suficiente tiempo para que el acuerdo sea aprobado por los 27 países miembros de la UE y pueda entrar en vigor a partir de las 23.00 horas del 31 de diciembre, cuando finaliza el período de transición posbrexit.

Este complejo texto repleto de detalles técnicos, unas 2 mil páginas según medios británicos, tendrá aún que ser ratificado por el Parlamento Europeo y los diputados británicos de Westminster.

Estos últimos deberían recibir la orden de interrumpir sus vacaciones de Navidad para volver a la cámara a principios de la próxima semana.

Gracias a la aplastante mayoría parlamentaria del Partido Conservador de Johnson, obtenida hace un año con la promesa de “llevar a cabo del Brexit”, el texto tiene garantizada su aprobación en Reino Unido.

Se desconoce cuándo se reunirá por su parte el Parlamento Europeo, pero el acuerdo podría entrar en vigor provisionalmente sin su ratificación a la espera de su regreso en enero.

En las últimas semanas de intensas conversaciones entre Londres y Bruselas se especuló con regularidad sobre el fracaso de estas negociaciones, dadas las grandes diferencias que separaban a ambas partes en cuestiones claves como la pesca y las normas de competencia leal.

Las conversaciones se vieron eclipsadas por la pandemia de coronavirus, agravada en el Reino Unido por la aparición de una nueva cepa más transmisible que las anteriores.

/psg