Wall Street ha cerrado la semana ligeras ganancias pese a que los números rojos se impusieron en la sesión del viernes en el S&P 500, aunque no así en los indicadores tecnológicos e industriales. El alejamiento entre China y Estados Unidos ha pesado más que los buenos resultados empresariales que han salido a la luz en los últimos días.

Así, a cierre semanal, el Dow Jones se ha anotado un 0,17% hasta los 25.105 puntos mientras que el S&P 500 marca los 2.707 enteros tras ganar un 0,05%. Por su parte, el Nasdaq 100 ha salvado la semana en positivo y se queda en los 6.913 puntos tras anotarse un 0,55%.

“Lo que está claro es que hemos visto un techo en el rebote que nació en los mínimos registrados durante la semana de Navidad”, sentencia Joan Cabrero, jefe de estrategia de Ecotrader. Esta resistencia se sitúa en los 2.738 puntos del S&P 500, los máximos alcanzados este año. “Desde dicho nivel, esperamos una corrección del mercado”, añaden desde Ecotrader, “por eso hemos reducido nuestra exposición a renta variable en 7,5 puntos hasta dejarla en el 35%”, explican.

“Ahora es momento de esperar a dicha corrección, que podría ser de la mitad o dos tercios de la última subida”, apunta Cabrero. En este contexto, a partir de que ajuste el 50% del rebote, la ecuación rentabilidad/riesgo volvería a ser favorable para que el inversor vuelva a la bolsa. Esto sería, a partir de que se alcancen los 2.544 puntos del indicador de referencia en Wall Street, del que lo separa todavía una caída del 6%.

Los principales índices han cotizado este viernes a la baja presionados por las incertidumbres sobre el futuro de las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos. La agenda macro de la jornada viene vacía de referencias de interés, mientras en el plano empresarial solo cabe destacar las cuentas anuales de Hasbro.

La compañía juguetera cotizó con pérdidas de más del 1% después de informar que ganó 220 millones de dólares en 2018, un 44% menos respecto el ejercicio anterior.

La cara opuesta de la moneda ha sido Electronic Arts, con un ascenso de casi el 15% tras revelar los primeros datos de usuarios de su nuevo juego, Apex Legends, que busca convertirse en el competidor principal de Fortnite.

/gap