El Real Madrid no quería perderle pisada al Barcelona, y este aparte de ser un derbi, era un partido fundamental para avanzar en las pretensiones de conseguir un titulo. Al frente no tenia un equipo fácil, que esta temporada incluso no había perdido en condición de local.

Los cinco puntos que ahora aventajan al Barza sobre Real Madrid, tienen que ver con la buena actuación que logró plasmar hoy el equipo merengue. A pesar de que mañana los blaugranas tendrán la opción de mantener su ventaja inicial sobre el Madrid, este encuentro entregó a la parcialidad blanca la ilusión de probarse la corona a mediados de año.

En el Wanda Metropolitano, como era de esperarse, el local salió con todo en busca de la apertura del marcador, la novedad fue la inclusión de Alvaro Morata (exReal Madrid) en el equipo.

El balón no lo recuperó el “Atleti” en los minutos siguientes y resultado de eso es que los blancos se sintieron más cómodos en el terreno de juego y por eso concretaron pasado el cuarto de hora el primer gol del partido. Casemiro definió de tijera, luego de un débil golpe de cabeza en un córner, ante la salida del portero Oblak el brasileño pudo ejecutar con el tiempo y el espacio necesario para que ni los mas desesperados intentos de la retaguardia pudieran detener el disparo. 0-1 a los 16 minutos de juego.

De ahí en adelante una tras otra se sucedieron las polémicas, pues Antoine Griezman se escapó a los 24 minutos y enfrentó cara a cara al portero Thibaut Courtois (que defendiera al Atlético Madrid hace años y que no fue bien recibido por los locales), casi en área chica por el lado derecho del ataque, el francés sutilmente tocó la pelota para que lentamente llegara a reposar en las mallas. Aunque se reclamó una posible falta del delantero colchonero sobre Vinicius, nada señaló el juez. Casi 10 minutos después de haber visto el primer gol del partido llegaba el segundo y el 1-1 en el tablero que no se movió hasta bien entrada la primera mitad.

El VAR siguió siendo el protagonista, mas aun cuando a los 41 minutos, Vinicius cayó en el área y se marcó pena máxima a favor del Real Madrid (que fue fuera de la zona penal). Sergio Ramos no hizo caso a las dudas sobre lo licito del penal y convirtió ajustadamente con un tiro que se clavó abajo y a la derecha del portero. 1-2 se ponía el encuentro a los 42 minutos, con mucha polémica aun por vivir.

El arbitro central Javier Estrada Fernández, estaba teniendo un partido de mucho ajetreo y polémicas, al penal de que convirtió Sergio Ramos, se sumó en la segunda parte el gol anulado por VAR a Morata, y los 10 amonestados que tuvo el partido. Otra polémica se vivió con un supuesto penal no cobrado de Casemiro a Morata, que se desparramó en el área y eso trajo la ira y el descontrol en el Atlético y todos sus hinchas, que presenciaron de primera mano como Gareth Bale congelaba sus corazones con un violento zurdazo por la zurda a la entrada del área, el balón tomó una dirección inatajable para el portero esloveno que vio caer por tercera vez en el partido su arco. a los 74 minutos Bale sentenció el encuentro 1 a 3 y de paso llegó al centenar de goles defendiendo al equipo merengue.

Gran victoria se lleva Santiago Solari desde el Wanda Metropolitano, que ahora tiene en el horizonte los octavos de final de la Liga de Campeones, cuando el martes enfrenten al Ajax en Ámsterdam.

Por otra parte el equipo que dirige Diego Pablo Simeone no se moverá de Madrid, al menos en esta semana para ir a Vallecas y enfrentar el sábado al Rayo Vallecano.

Por: F.A.O