3-0 categórico, que no es necesario analizar tan a fondo. Y es que dos equipos con historia y con presentes tan radicales no hacen más que confirmar en el resultado lo que son hoy en dia.

Craven Cottage, estadio donde los fieles del Fulham se reúnen para apoyar a los dirigidos de Claudio Ranieri, hoy se mostró como en casi toda la temporada, preocupante.

Una derrota que es un golpe bajo y del que es difícil levantarse, luego de estar toda la temporada en puestos de descenso y no hacer de su casa un recinto respetado y fuerte ante sus forasteros.

Para esta temporada, un equipo que trajo a figuras como Schurrle, Babel, Mitrovic e incluso el prometedor Luciano Vietto no ha logrado llenar el paladar de sus hinchas, tanto así que estar en la penúltima posición de la liga casi garantiza la no salvación del equipo “white”.

Hoy el poderoso Manchester United sacó su chapa y fulminó los inadvertidos intentos del local con tres estocadas en poco más de 1 hora de partido.

Los de Ole Gunnar Solskjaer aprovecharon rápido el desarrollo del partido para encontrar por medio de Paul Pogba la primera diana del duelo a los 14 minutos.

Ocho minutos más tarde, otro francés fue protagonista y en el ataque quien se encargo de traducir la jugada en gol fue Anthony Martial, quien a los 23 minutos, adormecía a Fulham.

Los diablos rojos decretaron su décimo partido sumando puntos, luego de haber cerrado el marcador temprano en el segundo tiempo con el segundo gol de Pogba en el partido.

Aléxis Sánchez ingresó a los 70 minutos, por Anthony Martial. El chileno sigue trabajando para poder ganarse la titularidad y ser importante en el equipo.

El resultado fue lo más expresivo, pero lo más lógico si vemos el presente de ambos equipos; los “red devils” llegaron a 51 positivos, por ahora en puestos de Champions a la espera de lo que Chelsea pueda hacer mañana frente al City. El Fulham consumó su décimo séptima derrota de la temporada y sólo supera al Huddersfield Town con 17 puntos.

Por: F.A.O