China espera un “buen resultado” en la nueva ronda de negociaciones para poner fin a la guerra comercial entre China y Estados Unidos que se celebra esta semana en Beijing.

“Las dos partes van a hablar sobre los asuntos comerciales con una mayor profundidad. Esperamos ver que las conversaciones den buen resultado”, dijo este lunes la vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, en una rueda de prensa.

Las conversaciones comenzaron este lunes a un nivel preparatorio con la participación del representante adjunto de Comercio estadounidense, Jeffrey Gerrish.

Después, el jueves y viernes tendrán lugar las reuniones de alto nivel entre el vicepresidente chino, Liu He, el representante de Comercio Exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, según informó Hua.

Se trata de la tercera reunión cara a cara entre representantes de ambos países desde que Xi y Trump acordaran el pasado 1 de diciembre una tregua de 90 días, lo que significa que el plazo para cerrar un pacto comercial definitivo expira el próximo 1 de marzo.

La última ronda de negociaciones comerciales mantenida a principios de febrero en Washington produjo “avances importantes”, según la agencia estatal de noticias china Xinhua, aunque los capítulos más peliagudos entre las dos mayores economías, como la transferencia forzada de tecnología o la propiedad intelectual, siguen pendientes de resolución.

Desde la tregua entre Beijing y Washington del 1 de diciembre, China ha adoptado varias medidas de buena voluntad, como la baja de aranceles a los vehículos importados de EE.UU., la reanudación de la compra de soya de ese país o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Por su parte, Trump suspendió de manera temporal el aumento del 10% al 25% de los aranceles a productos chinos valorados en US$200.000 millones, aunque advirtió que seguiría adelante con su plan si no se cierra un acuerdo comercial antes de que expire el plazo de 90 días.

/psg