La prueba de un nuevo motor de propulsión de alto rendimiento realizada en Corea del Norte el pasado domingo estuvo acompañada por la usual propaganda estatal. La prueba fue calificada por el gobierno norcoreano como un éxito, un “nuevo nacimiento” para la industria de cohetes de Corea del Norte, y por eso mismo, Kim Jong-un estaba evidentemente feliz.

En una de las imágenes dfundidas por la agencia estatal KCNA, se ve a Kim, gobernante de uno de los países más herméticos del mundo, que se sube a caballito a un oficial mayor que él.

Pero, ¿quién es el hombre que osó montarse en la espalda del líder de Corea del Norte?

La pregunta vale para cualquier jefe de Estado, pero se magnifica cuando hablamos de Kim Jong-un. Y es que, según la nueva embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, Kim Jong-un, es “una persona irracional” y, según Stephen Evans, uno de los corresponsales de la BBC en Seúl, “no hay duda de que es despiadado, algo que confirmarían los familiares de las víctimas de su régimen, muchas de las cuales son incluso sus parientes”.

Los analistas dicen que el misterioso hombre no es una figura conocida en la política norcoreana. Se cree que jugó un papel clave en la prueba del domingo y que seguramente interactuó con Kim previamente.

Los más pesimistas creen que podría estar bajo tierra en el curso de los próximos días

/gap