El presidente de la República, Sebastián Piñera, realizó un balance de las tres catástrofes que han azotado al país en las últimas semanas: los incendios forestales en la zona centro sur, el terremoto en la región de Coquimbo y el invierno altiplánico en el norte.

Tras la reunión del Comité Político en La Moneda, el mandatario remarcó la capacidad del Gobierno de responder ante las emergencias.

Sin embargo, reportó un total de 10 muertos a raíz de dichas tragedias: 2 en los incendios forestales, 2 en el terremoto en Coquimbo y 6 debido a las inundaciones en las regiones de Arica, Tarapacá y Antofagasta.

Asimismo, aseguró que la totalidad de los servicios de salud están funcionando con normalidad en el norte y que el año escolar también iniciará en marzo, de acuerdo a lo planificado, aunque en algunos casos habrá comunidades educativas trasladadas de forma temporal.

Sobre los daños en el norte, el Mandatario estimó que están avaluados en 60 mil millones de pesos, dineros que “ya están provistos y disponibles para concurrir con la ayuda necesaria lo antes posible”.

Los 4.116 incendios en el sur han provocado destrucción en 41.362 héctareas, una superficie inferior a las 150 mil héctareas de los últimos años, pese a que se han presentado las mejores condiciones para la propagación: altas temperaturas, fuertes vientos y baja humedad.

Por ello se ha destinado un presupuesto de un 112% adicional a lo que se tenía presupuestado en ocasiones anteriores, pasando de 25 mil millones a 53 mil millones, lo que ha permitido duplicar la capacidad del Ejecutivo para combatir en los incendios.

En tanto, respecto a la situación del terremoto en Coquimbo, remarcó que se destinaron 15 mil millones de pesos para las reparaciones en la zona.

“Vamos a destinar lo que sea necesario para enfrentar con eficacia y oportunidad estos fenómenos de la naturaleza”, dijo el Presidente, agregando que estarán los recursos disponibles en caso que existan más incendios e inundaciones en el país.

/psg