El exobispo Francisco José Cox regresó a Chile el domingo para enfrentar las acusaciones de abuso sexual que pesan en su contra.

La información fue confirmada por medio de una declaración oficial emitida por el Instituto Secular Padres de Schoenstatt, en la que se da cuenta que el traslado se concretó luego de la realización de exámenes médicos.

“A partir de esta fecha reside en una casa particular a las afueras de Santiago, bajo el cuidado de un matrimonio que estará a cargo de prestar las atenciones necesarias que requiere su enfermedad”, señala el escrito.

El sacerdote fue alejado de sus funciones pastorales en 1997 y desde ahí se dedicó a otras labores de la Iglesia, hasta que el 2002 se recluyó en Alemania, bajo el alero de Schoenstatt.

Respecto al proceso judicial, desde la entidad aseguraron que colaborarán “con lo que se nos solicite y garantizaremos queFrancisco José Cox comparezca ante la justicia cuando ésta lo requiera”.

Cox, quien fue apartado de su estado clerical por el Papa Francisco, enfrenta denuncias por abuso sexual cometidos en contra de menores de edad y actualmente tiene 85 años.

La fecha del arribo del exsacerdote de La Serena fue, hasta ahora, todo un misterio, pues desde Schoenstatt no entregaron la información con exactitud y se remitieron sólo a dar fechas tentativas.

/psg