Todos conocemos qué al comenzar una vida laboral, debemos inmediatamente empezar a cotizar en una AFP, porque no existe otra alternativa, el 10% que es el descuento obligatorio de la renta imponible de cada trabajador. Por lo mismo, ese descuento es el mínimo que se requiere para ir incrementando en el tiempo ese ahorro que se utilizará, cuando llegue el momento de la jubilación.

Actualmente, y después de tantos años, se ha publicado la Ley 21.123, que obliga al trabajador independiente, es decir, que no tiene un empleador, a cotizar por el 100% de su renta imponible, y así tener una protección en caso de una invalidez o fallecimiento, a tener un seguro de salud, licencia médica entre otros y fundamentalmente tener derecho a una pensión a futuro.

Hay muchas personas que dicen no creer en el sistema previsional vigente en nuestro país, sin embargo, mientras no exista otra alternativa, ni modificaciones sustantivas, es un flaco favor el hecho de no cotizar, porque eso significa ninguna protección, no sólo para el trabajador, sino también para toda su familia. Pero principalmente, que cuando llega la vejez, también llegan las enfermedades, y los arrepentimientos de no haber pensado en que más adelante las posibilidades de trabajo disminuyen, dependen exclusivamente de cuanto ahorramos en nuestra juventud y adultez posteriormente.

Una buena asesoría previsional, permitirá a un joven, tener conocimientos y conciencia de la importancia de empezar a cotizar lo más temprano posible, ya que los primeros 15 años es donde tiene mayor impacto en las cotizaciones y no al final de la etapa laboral. Por lo tanto, cada año que pasa sin haber ahorrado obligatoriamente, significará menos pensión y por ello una peor calidad de vida en la vejez.

Siempre recuerde, que las decisiones que se tomen cuando jóvenes, lo beneficiarán o perjudicarán cuando sea un adulto mayor, los años pasan muy rápidamente y la juventud no dura toda la vida, por lo mismo, es muy importante ir construyendo paso a paso, pero sostenidamente, ese ahorro obligatorio, que no sólo nos dará una pensión, sino que también una protección para la familia y no quedar en la indefensión en la parte de salud como el tema previsional.

El ahorro obligatorio de hoy día, se traducirá en el ingreso que tendremos mañana, independientemente que se llame pensión de vejez, pensión de invalidez o pensión anticipada, cualquier de ellas, será el único ingreso seguro y de por vida.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com