El 14 de julio de 1983, al este del Mar Aray, en el pueblo de Sosnovka, en Rusia, se oyó una estampida que hizo salir a sus habitantes. El cielo se puso de color púrpura y se produjo un incendio en los bosques cercanos. Eso indicó a los pobladores que algún artefacto desconocido había caído del cielo.

La policía fue la primera en aparacerse en la zona, pero incapaces de sofocar el fuego llaman al ejército. Ya caída la noche, un helicóptero ilumina los restos de lo que puede ser un objeto metálico. Despues de eso intervienen los agentes del Kremlin, y toman las medidas necesarias de Defensa ya que el objeto cayó cerca de la frontera con China, y se pensaba que era un objeto espía.

Lo que ahí encontraron fue una cápsula oboidal metalizada de un metro y medio de alto y de ancho. De su parte inferior salen unas patas y en la zona posterior tiene una pequeña avertura. Cuando los militares consiguen abrirla se sorprendieron al encontrar un bebé de aproximadamente un año de edad. Medía 66 centimetros y a simple vista parecia un niño totalmente humano.

El bebé se encontraba durmiendo y estaba en perfecto estado. Fue llevado inmediatamente al Istituto de Investigaciones de Frunze, y ahí habilitan un hospital para examinar al pequeño. El coronel a cargo no dejó que nadie tocara al niño hasta que llegaran los expertos. Él comentó que por alguna razon el menor había sido expulsado de una especie de nave en situación de peligro y así había llegado a la Tierra.

Cuando llegaron los médicos especialistas lo examinaron y se dieron cuenta que no era totalmente humano ya que no tenía ombligo y una extraña membrana unía los dedos de sus pies y manos. El doctor dijo que el niño debería de pertenecer a una especie acuática y de origen extraterrestre. Sus ojos tenían una tonalidad púrpura. Al exponerlo a los rayos X pudieron ver que sus vpisceras eran muy semejanmtes a la de los humanos, lo único extraño era que su corazón era un poco más grande que el de los hombres.

Les llamó la atención a los médicos que la actividad cerebral era muy superior a la de un ser humano, lo que les llevó a sospechar que el bebé poseía capacidades de telepatía o telekinesis. Lo más extraño de todo es que el niño jamás cerró los ojos, ni si quiera cuando dormía.

A lo largo de tres meses el bebé fue examinado diariamente por un internista, un antropólogo, un bioquímico, un físico y un psicólogo, quienes intentaron provocarle algun tipo de estímulo sin tener éxito.

El niño a quien llamaron Kosmic, ingería líquido en pequeñas cantidades, en ocaciones se pasaba días sin comer, hasta que empezó a tener serias dificultades para repirar. En solo 24 horas el niño sufrió de una infección y finalmente falleció.

Este es un asombroso caso que habría ya caído en el olvido hace muchos años, pero que ahora recuperamos con un vídeo y detalles sorprendentes.

extranotix.com  /psg