En un show eterno -y que tuvo la gran animación de Alicia Keys- el Grammy premió a todas los géneros de la música con shows y homenajes, pero fue alguien fuera de los rankings de hits quien se llevó el protagonismo: la noche abrió con Michelle Obama al micrófono -con aplausos espontáneos- en un discurso en que fue acompañada por Lady Gaga, Jennifer López, Jada Pinkett-Smith y Keys.

“Desde los discos de Motown que tocaba en el South Side de Chicago hasta las canciones de Who Run the World que me impulsaron durante la última década, la música siempre me ha ayudado a contar mi historia, y sé que eso es cierto para todos aquí, nos guste el country, el rap o el rock”, dijo la ex primera dama. Y continuó: “La música nos ayuda a compartir nuestra dignidad y tristezas, nuestras esperanzas y alegrías. Nos permite escucharnos, invitarnos a participar. La música nos muestra que todo es importante: cada historia dentro de cada voz, cada nota dentro de cada canción, ¿verdad, chicas?”.

Una de las grandes triunfadoras de la noche fue Lady Gaga, quien se llevó varios trofeos Grammy en la maratónica jornada, incluyendo uno al Mejor Interpretación Pop de Dúo o Grupo Pop por su canción Shallow, de la película Nace una estrella y ganándole a los Backstreet Boys, nominados en esa misma categoría. La diva tuvo una potente interpretación de ese hit en la ceremonia.

Dolly Parton y Miley Cyrus cantan Jolene.

En cuanto a los homenajes -siempre los segmentos más esperados de la gala- el más emotivo fue el que se le realizó a Dolly Parton, con un dream team de estrellas –Katie Perry, Miley Cyrus, Maren Morris y la premiada country Kacey Musgraves– que cantó con ella una cuidada selección de sus hits. Fue un gol de media cancha en el escenario. En otros espacios de honor estuvo el centrado en Diana Ross, sin el efecto de la anterior, y el especial musical de Motown con Jennifer López (que fue más sobre JLo que acerca de la legendaria factoría de astros y hits de la música mundial). En el momento In Memoriam, que recordó también a Lucho Gatica con una imagen en la pantalla, se realizó un número musical -con la canción (You Make Me Feel Like) A Natural Woman- en tributo a la desaparecida Aretha Franklin.

Sumándose a la locura por el K-Pop, el Grammy dio un especial protagonismo -tanto en el teatro como arriba del escenario- a la boy band coreana BTS.

Cardi B fue protagonista por su sensual show, pero también por ganar uno de los grandes premios de la noche: Mejor Album Rap por Invasion of Privacy.

Dua Lipa

Otro momento sexy -y más elegante- fue el que protagonizaron Dua Lipa y St. Vincent, que a dúo interpretaron sus respectivos éxitos 2018-19: One Kiss y Masseducation. Segundos después Dua Lipa se llevó el Grammy como Mejor Nueva Artista, donde competía con la aclamada H.E.R.

/gap