Fue durante el consejo general de la UDI, el pasado 19 de enero, cuando la presidenta gremialista, Jacqueline van Rysselbergue, expresó su intención de que la ministra de Educación, Marcela Cubillos, volviera a militar en el partido, al que renunció en 2013.

Las intenciones de la senadora -que comenzó su segundo periodo al mando de la UDI- son, sin embargo, más ambiciosas: pretende el regreso de miembros históricos del partido que optaron por no reafirmar su militancia en el proceso de refichaje del 2015, como el exdiputado Rodrigo Álvarez o el exalcalde Francisco de la Maza.

Uno de los que ya regresó al partido es el exalcalde de Recoleta Gonzalo Cornejo, quien había renunciado el 2009 y volvió a las filas el 2018, alcanzando incluso un cupo en la comisión política de la colectividad.

En la UDI señalan que Van Rysselberghe ya ha tenido conversaciones con algunos exmilitantes que optaron por no refichar. Además, en el partido aseguran que uno de sus objetivos es aumentar el número de miembros gremialistas, con foco en los jóvenes: para eso la parlamentaria creará una comisión especial para alcanzar la meta.

/gap