Cosmo es una modelo nacida en Budapest, Hungría, el 18 de mayo de 1991. Todo natural, con cabello castaño, ojos marrones y una sonrisa dulce y seductora, es la primera vez que está dispuesta a conquistar el glamour del mundo por asalto. “Crecí en un pueblo llamado Szentendre, en una gran casa familiar con mis padres y mi hermana”, dice. “Tuve una infancia perfecta. En la escuela secundaria, no era muy popular, pero tenía buenos amigos”. “Soy una principiante en el modelaje”, admite. “Playboy me encontró, y estoy muy agradecida. Siempre quise ser una conejita, porque esas mujeres son tan hermosas y libres, ¡es un gran honor!”

Cosmo prefiere la compañía de los hombres por sobre las mujeres. “Realmente no tengo muchas amigas”, dice ella. “Con los chicos, me gusta salir al cine o a un restaurante para cenar, y hay una buena fiesta, no podemos perdérnosla!”

Cuando se trata de relaciones más íntimas, Cosmo busca algo especial. “Mi cita ideal sería una buena comida y un paseo por el río después”, cuenta. “Y por supuesto, muchos besos”.

/psg