Una serie de incendios forestales se activaron repentinamente entre la noche del lunes y la madrugada del martes en diversas localidades de la Región del Biobío. Para las autoridades, el hecho de que estos siniestros se hayan originado casi de manera simultánea, varios de ellos en Penco, hablaría de que fueron provocados con intencionalidad.

Eso provocó una descoordinación mayúscula entre autoridades. Durante la mañana de este martes, el Jefe de Defensa Nacional del Biobío decretó toque de queda para diez comunas de la provincia de Concepción: Tomé, Penco, Florida, Hualqui, Santa Juana, Hualpén, Chiguayante, San Pedro de la Paz, Coronel y Lota.

Dicha medida comenzaría partir de las 22 horas y hasta las 7 de la mañana del día siguiente, tiempo en que las personas no deberán salir de sus hogares. Sin embargo, eso no resultó ser cierto.

El toque de queda lo anunció el contraalmirante Carlos Huber, jefe de Defensa en el Biobío. Sin embargo, pasado el mediodía explicó que no era un hecho, sino que un tema que se estaba “analizando”. Inclusive, el ministro de Defensa, Alberto Espina, salió a aclarar la situación, diciendo que “no hay toque de queda en la región (…) Nunca hubo toque de queda”.

/gap