El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, salió a explicar y defender sus últimos dichos, en los que asegura que los sueldos en Chile “crecieron más del doble” que lo informado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El secretario de Estado reafirmó su postura explicando que “en los últimos meses, el propio INE ha reconocido que su encuesta con la que mide el empleo y también la encuesta con la que mide el nivel de salario no está bien. Y de hecho ellos mismos anunciaron cambios a la encuesta. El Banco Central también dijo lo mismo, que las encuestas del INE también están subrepresentando a una gran cantidad de trabajadores, particularmente a trabajadores migrantes, que han aumentado mucho en Chile y no los está considerando en su real dimensión”.

De acuerdo a su postura, aquello hace que cada vez que el propio INE entrega sus datos de empleo, ellos señalan que los datos no están completos porque están haciendo ajustes en el marco muestral.

“Lo comparamos con datos administrativos. No es una encuesta. Es cada persona que paga una cotización en su sistema de salud o en su AFP, en su seguro de accidentes o en su seguro de cesantía, es una persona que tiene un contrato. Y cuándo uno cuenta la gente que paga esa cotización, uno se da cuenta que el empleo sube más de lo que dice el INE, y que el Índice de Remuneración no es un 1,2% como dice el INE, sino que un 2,8″, remarcó, citando calculos basados en la Superintendencia de Pensiones y el seguro de cesantía.

Eso sí, admitió que -de todos modos- ese registro es inferior al que el Ejecutivo tiene como meta, que aspira para llegar a un número más alto.

“Queremos crear más empleos y con mejores salarios. Tenemos una meta de crear 600.000 empleos en cuatro años”, admitió.

En concreto, aseguró que espera que dicha meta se cumpla mediante el empuje de proyectos de ley, como el de Sala Cuna Universal, para impulsar mejor empleo entre las madres trabajadoras.

De paso, respecto al nuevo sistema de indemnización, que generó polémica en las últimas horas, aseguró que cualquier empleador podrá mantenerse en el sistema actual si así lo prefiere, mientras que la nueva propuesta establece varias ventajas: rige incluso cuando el trabajador renuncia, aplica desde el primer mes de trabajo y es heradable en caso de fallecimiento del trabajador.

/psg