Una vez más el ministro de Defensa, Alberto Espina debió salir a dar explicaciones luego de la polémica generada ayer por el fallido toque de queda que en un comienzo se había decretado para la provincia del Biobío, pero que el mismo Espina descartó una hora después de haber sido anunciado.

Todo comenzó luego de una reunión sostenida ayer entre el jefe de la Defensa Nacional en el Biobío, Carlos Huber, y el intendente de la región, Jorge Ulloa, por el avance de los incendios forestales en la zona. Tras ese encuentro se anunció que se implementaría la medida. Una hora más tarde, Espina salió a descartar el anuncio, indicando que se estaba analizando y que no era un decisión tomada.

El secretario de Estado participó esta mañana de una reunión de coordinación en la Intendencia del Biobio, junto al ministro del Interior, Andrés Chadwick, el titular de Agricultura Antonio Walker, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla y el intendente Jorge Ulloa. Siendo consultado por la polémica una vez concluido el encuentro.

“Yo como ministro de Defensa nunca le quito el piso a mis almirantes y generales. Si tengo alguna opinión o críticas que hacer de la conducta de ellos se la digo en persona, y lo he hecho”, declaró.

Aprovechó la instancia para destacar el trabajo realizado por el efectivo de la Armada durante la emergencia que se vive en el Biobío. “La acción que ha desarrollado al almirante Huber ha sido brillante. Quien lo propuso como jefe de la Defensa al Presidente fui yo. Por lo tanto tengo la más alta opinión de lo que está realizando”, señaló.

Finalmente, Espina aseguró que “existe absoluto trabajo en equipo” y pidió a la prensa que se quedara “con lo grueso, en lo relevante, en lo importante” y no en la polémica.

/psg