Evo Morales tenía otro sueño. Sumar a Bolivia como el cuarto aspirante sudamericano -junto a Uruguay, Argentina y Paraguay- al proyecto para organizar el Mundial de Fútbol de 2030.

En diciembre del año pasado, Morales, en una cumbre de Mercosur -en Montevideo- se lo había manifestado a los jefes de Estado de estos países. “Con mucho respeto quisiéramos acompañar con dos o tres departamentos como sus sedes”, dijo en la ocasión.

Según el medio uruguayo Teledoce, La Paz tenía toda la intención de presentar formalmente la próxima semana su propuesta, en una reunión de ministros y secretarios de Deportes de Iberoamérica, que se realizará en Punta del Este.

Las aspiraciones de Morales no eran descabelladas. El Presidente de Argentina, Mauricio Macri, le había manifestado a su par uruguayo, Tabaré Vásquez, la opción de sumar a un cuarto integrante al proyecto.

No obstante, los deseos de Evo para ser parte de la candidatura, se esfumaron tras las gestiones realizadas por Chile./gap