A mediados del 2017, medios de comunicación del mundo mostraron como un enorme bloque de hielo del tamaño de Trinidad y Tobago se desprendía del continente en la Antártida.

Ahora, un pequeño grupo de científicos busca con un inédito estudio averiguar lo que ocurre dentro de las plataformas de hielo para predecir nuevos desprendimientos, su impacto en el nivel del mar y prevenir peligros derivados del calentamiento global.

El derretimiento glaciar amenaza con inundar territorios costeros y causar accidentes con embarcaciones. Una mayor temperatura de las aguas ante la menor cantidad de hielo arriesga fuentes de alimentación para la fauna, la pesca e incluso los ciclos de precipitaciones.

Después de haber viajado por avión hasta la base antártica de Chile, los científicos estaban el jueves a bordo de un barco esperando buenas condiciones climáticas para desembarcar en una isla antes de aventurarse en helicóptero hasta la plataforma de hielo Müller, que perdió un bloque de 1,6 kilómetros de largo a fines del año pasado.

Una vez allí, tendrán que hacer una marcha en esquíes con más de una tonelada de equipo para establecer un campamento sobre el hielo, desde donde usarán equipos de ondas de radar para mapear la estructura y extraerán columnas de hielo para su análisis, lo que llevará semanas de trabajo en condiciones extremas.

“Estamos interesado en los procesos que causan esos colapsos y hay teorías diferentes relacionadas a cambios de temperaturas del mar, que van comiendo las plataformas, y otra que tiene que ver con el comportamiento del agua, del drenaje”, dijo la glacióloga neozelandesa Shelley MacDonell, líder del proyecto.

Desafiando los vientos y las temperaturas de hasta -7 grados centígrados durante los largos días del verano en la Antártida, los expertos se centrarán en entender la acción del agua o drenajes dentro de los bloques de hielo.

Las plataformas de hielo actúan como muro de contención que evita que el hielo del continente termine vertido más rápido en el océano. Diversos quiebres se han registrado históricamente.

2019-02-15T162939Z_1_LYNXNPEF1E1DK_RTROPTP_4_AMBIENTE-ANTARTIDA.JPG

“Es cierto que grandes plataformas han colapsado en el pasado, lo que no se sabe si los colapsos fueron graduales o instantáneos, como los que estamos viendo hoy en día”, apuntó.

La península Antártica es el foco del estudio ya que ha sido una de las zonas más afectadas por derretimientos frente al resto del continente, lo que científicos creen que pueda ser por tener más exposición al océano.

“Tenemos una tendencia de largo plazo que está apuntando a este proceso de calentamiento y colapso de estas plataformas”, dijo el glaciólogo chileno Francisco Fernandoy, parte del equipo.

La pérdida de hielo del continente blanco subió a la cifra neta anual de 252.000 millones de toneladas entre 2009 y 2017 desde el promedio de 40.000 millones de toneladas de 1979 a 1990, según un estudio divulgado en enero.

Países Bajos y diversos territorios insulares están más que interesados en respuestas debido al riesgo de un alza en el nivel del mar que, según datos del Instituto Antártico Chileno (INACH), subiría 10 metros si colapsaran las plataformas de Groenlandia y la Antártida, dejando bajo el agua a ciudades enteras .

El estudio, que inició en abril del año pasado, cuenta con un presupuesto equivalente a unos 340.000 dólares de un fondo chileno de ciencias, a lo que se suma todo el apoyo operacional del INACH.

  • PERFORAR EL HIELO

Después de la campaña inicial sobre la plataforma, las columnas extraídas serán transportadas por barco hasta la zona central de Chile. En laboratorios en Viña del Mar y La Serena se analizarán sus componentes, mientras que otros estudios químicos se aplicarán con colaboración de Alemania e Inglaterra.

Para los estudios en Chile están construyendo un laboratorio con una cámara a 20 grados centígrados bajo cero a fin de poder trabajar con las muestras.

Las campañas científicas suelen concentrarse en la temporada de verano austral debido a las extremas condiciones climáticas durante el resto del año, pero incluso en la mejor temporada se presentan algunas tormentas o ventiscas.

La iniciativa es parte de las investigaciones patrocinadas por Chile, que está buscando fomentar su papel en el desarrollo de investigación en el continente blanco en áreas que van desde el cambio climático hasta aplicaciones farmacéuticas.

MacDonell y los otros expertos estarán entre 10 y 14 días de estudio en el campamento sobre la plataforma de hielo Müller, en la que a finales de año pasado hubo un inédito desprendimiento. El viaje total supera el mes.

Según datos oficiales, un 87 por ciento de los glaciares en la península antártica ha retrocedido en los últimos 50 años.

Además, se ha observado que la línea de temperatura ambiente promedio de -9 grados centígrados, que es la que garantiza la estabilidad a las plataformas, ha migrado más hacia el sur más cerca del polo, detalló el experto en ciencias atmosféricas y oceánicas alemán Arno Hammann, también integrante del proyecto.

El calentamiento global ya está provocando efectos como el desplazamiento del Kril, un crustáceo vital para alimentar ballenas y pingüinos, hacia el aguas más al sur en la medida que los océanos se calientan.

Los expertos prevén construir modelos que permitan estimar el impacto de futuros derretimientos, lo que esperan sirva de base para acuerdos entre los países sobre el tema.

“Nosotros no podemos tomar la decisión política sino decir éstos son los escenarios: si aumenta la temperatura va a ocurrir esto o si se mantiene o desciende. Eso es lo que podemos aportar, pero las decisiones son en otra esfera”, dijo Fernandoy.

/gap