El dólar anotó otra fuerte caída frente al peso chileno, con el telón de fondo del cobre que después de dos años vuelve a situarse por encima de la barrera de los US$ 3 por libra.

Al cierre de las operaciones del mercado interbancario local, la divisa estadounidense se cotizó en $ 783,79 esto es un retroceso de $ 11,54 (1,45%) en relación a la jornada previa. Se trata del mayor retroceso diario desde el pasado 21 de julio y, de acuerdo a los registros de Bloomberg, el peso chileno es la moneda que más se aprecia en el mundo hoy.

Las operaciones se produjeron en un ambiente de optimismo generalizado en las bolsas. Ayer Wall Street cerró con claras ganancias, borrando prácticamente las pérdidas generadas por la crisis del coronavirus y situándose en niveles récord (S&P 500 y Nasdaq). Hoy esa tendencia se extiende.

La jornada fue especialmente favorable para el peso chileno. Claro porque además del precio del cobre, el dollar index (que mide a la divisa estadounidense frente a una canasta de seis monedas líquidas, entre ellas el euro) se situó en mínimos de dos años.

“Mientras el usdclp se mantenga bajo los $ 790, proyectamos nuevas caídas hasta los $ 777-780. En caso de recuperar los $ 790 podríamos ver nuevos retesteos a los $ 800”, dijo Carlos Quezada, analista senior de Libertex,

Pero el cobre no sería el único factor. Como ha sucedido en otras ocasiones, las recomendaciones para cambios de fondos de pensiones, fundamentalmente por parte de Felices y Forrados, también estaba alterando el mercado.

“La caída fue en la tarde. Es la única explicación lógica para la caída brusca”, dijo un operador de la plaza local.

En este punto coincide Ricardo Bustamante, jefe de Estudios Trading de Capitaria.

“El dólar (está) fuertemente presionado por la recomendación de una compañía para el cambio de fondos de AFP, llevando el 75% al fondo E, considerado el más conservador, pero que implica una liquidación importante de activos del fondo A que apoya la mayor oferta de dólares en el mercado local”, sostuvo el experto.

“Técnicamente, tenemos piso en los $780, zona desde donde no esperamos ver mayores caídas en el mediano plazo. Quizás tengamos ataques debajo de esa zona en el corto plazo, pero probablemente el dólar termine posicionándose cerca o por encima de esa zona, entendiendo un contexto en el futuro de incertidumbre”, dijo Sebastián Espinosa, analista de mercados de XTB Latam.

Con todo, los mercados están a la espera de la publicación más tarde en el día de las minutas de la última reunión de la Fed, que podrían incluir insinuaciones sobre los anuncios que podría hacer la institución en septiembre.

/psg