Universidad de Chile ha tenido un arranque de temporada para el olvido. Un partido perdido, dos empatados y ninguno ganado, ha sido la cosecha del equipo de Kudelka quien no le ha encontrado la vuelta al funcionamiento del mismo, a pesar de las expectativas que se generaron en la previa.

Lo cierto es que el DT tiene bastante culpa en el presente del equipo dentro del verdes césped. Pero también es verdad que -desde dentro- de Azul Azul existe un tufillo a sedición. Sí, porque a la luz de los hechos, se han cometido todos los errores posibles para torpedear el trabajo del entrenador.

De muestra, un botón: El sábado recién pasado fueron citados 19 jugadores para el partido ante Cobresal en el Estadio Nacional. Francisco Arancibia era uno de ellos, sin embargo, no apareció en la banca de suplentes, ¿El motivo? Habría “pactado” su salida del club (aludiendo que quería más minutos en cancha) a espaldas de Fran Kudelka y bajo el patrocinio de Sabino Aguad. Así lo asegura, al menos, un matutino de circulación nacional.

Más allá de que si el ‘Galgo’ fue o no un aporte al club, si el DT lo quería o no en su equipo o las preferencias que puedan tener los hinchas, lo que está claro es que entre Kudelka y Aguad existe un grieta profunda y definitiva. Llegue o no hasta junio, es imposible que el jefe de un cuerpo técnico conviva diariamente con un tipo (Aguad) al cual no le tiene confianza y que ve cómo intenta mellar su trabajo una y otra vez desde distintos flancos.

Por. Jaime Troncoso Trunce (Twitter: @matrope_ )