Están tratando de virar como compañía, en un momento en el que el azúcar está bajo el foco de las críticas. Coca-Cola European Partners, la mayor embotelladora de Coca-Cola, refleja en sus ventas cómo el cambio puesto en marcha por la compañía coincide con las preferencias de los consumidores; cada vez se vende menos Coca-Cola clásica o refrescos azucarados, mientras que aumentan las ventas de otras marcas que tengan el apellido Zero o Light.

Así se desprende de los datos presentados este jueves por la embotelladora, que obtuvo un beneficio neto de 909 millones de euros en 2018, lo que supone un aumento del 32% respecto a un año antes.

/gap