Febrero es el mes estrella para muchas personas que deciden tomar vacaciones, renovar energías y recuperar el bienestar físico y mental. Sin embargo, este período no siempre es sinónimo de descanso.

Según el estudio “Tendencias del mercado laboral”, realizado por la consultora Randstad, el 78,6% de los colaboradores declara que siguen atendiendo responsabilidades laborales durante su período de feriado legal, lo cual no les permite una completa y sana desconexión del trabajo en sus vacaciones.

La directora de Marketing & Comunicaciones de la firma, Natalia Zúñiga, explica que “estos son hábitos que los trabajadores se autoimponen por lo competitivo del mercado laboral chileno, más aun considerando el aumento de la llegada de extranjeros altamente calificados y que el crecimiento económico del país todavía no tiene repercusiones positivas en cuanto a las cifras de desempleo y al alza de los salarios. Estos factores provocan que las personas tengan gran temor a perder su empleo, por tanto, piensen que deben estar disponibles 24/7, aun así durante las vacaciones o en su tiempo de ocio”.

Sin embargo, esta imposibilidad de desconexión trae consigo múltiples consecuencias al colaborador. Pablo Fuenzalida, socio fundador de la consultora Dinámicas Humanas, comenta que “una de estas es la desmotivación de las personas, el desgaste físico y mental, lo cual impacta directamente en la cultura y eficacia de los equipos de trabajo y las organizaciones en general”.

Suyin Palma, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Adecco Chile, comenta que “los chilenos tenemos una tendencia a querer estar siempre al tanto de lo que sucede en la oficina. Sin embargo, es importante que el descanso sea visto como un período valioso, que se escoge especialmente para disfrutar con la familia, amigos, visitar nuevos lugares y relajarse”.

En esa línea, algunos de los principales distractores son la revisión de correos electrónicos y redes sociales, recibir y hacer llamados telefónicos desde y hacia el lugar de trabajo, y la excesiva preocupación por tareas pendientes, lo que aumenta el estrés y la ansiedad.

Solo un 5,7% no revisa el correo en este período

Según la misma encuesta, 39% de los profesionales admite que revisa su correo corporativo al menos una vez al día; 23,3% lo hace dos veces en una jornada; 19,5% lo chequea a cada momento; 12,3% mira sus e-mails 3 veces en un lapso de 24 horas, mientras que solo el 5,7% se desconecta totalmente.

Los cargos estratégicos son los que declaran una mayor conexión con el trabajo en períodos de descanso, llegando a 84% en las posiciones gerenciales y 82% en las directivas, seguidas por las jefaturas, con 72%; mientras que quienes ocupan puestos de especialista alcanzan el porcentaje más bajo, con 60%.

Natalia Zúñiga añade que, “por una parte, esto se debe a que para los perfiles más altos es más complejo desconectarse, ya que cuando un ejecutivo tiene objetivos concretos que cumplir, un departamento completo que depende de su gestión y está a cargo de proyectos con un nivel relevante de impacto en la operación, las posibilidades de desconexión con su trabajo disminuyen considerablemente”.

El gerente general de Laborum.com, Sebastián Echeverría, explica que siempre es recomendable que en cada área exista un integrante que pueda sortear las necesidades o solicitudes mientras sus pares están de vacaciones. “El fin de esta medida será no involucrar al colaborador en sus días libres y la empresa podrá trabajar de mejor manera. Sin duda, este punto favorece el clima interno de la organización y fortalece las relaciones entre quienes conforman la compañía”, dice.

Sin embargo, de acuerdo con las cifras, tres de cada cuatro personas mantienen contacto por diferentes vías con sus compañeros de oficina por temas laborales. “Pese a que se puede poner una respuesta automática en el mail fuera de la oficina y dejar a alguien a cargo de los temas que están pendiente o andando, si los empleados -durante vacaciones- mandan al grupo de WhatsApp del trabajo fotos constantemente y se muestra activo en redes sociales, es más probable que lo contacten en caso de ser necesario”, finaliza Marcela del Barrio, directora de Gestión de Personas de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

/gap